09 octubre 2011

¿Dónde está Wally?

Buenos Aires crece descontrolada e imperfecta, una ciudad en la que se yerguen miles y miles de edificios sin ningún criterio. Al lado de uno muy alto hay uno muy bajo, al lado de uno racionalista, uno irracional. Probablemente estas irregularidades estéticas y éticas nos reflejen perfectamente. Estos edificios que se suceden sin ninguna lógica demuestran una falta total de planificación. Exactamente igual es nuestra vida, la vamos haciendo sin tener la más mínima idea de cómo queremos que nos quede.


Hay dos personas que están destinadas a estar juntas. Hay dos personas que llevan cada uno sus mambos, sus fobias, sus problemas y sus desilusiones como pueden. Hay dos personas que están cerca pero no se ven. Hay dos personas que cantan la misma canción al mismo tiempo. Dos personas que chatean sin saber con quién. Que viven en su caja de zapatos. Que miran y lloran con Woody Allen.

¿Cómo hacer para encontrar a aquella persona en medio de la vorágine, del caos que es nuestra querida Buenos Aires? ¿Cómo encontrar a Wally entre la multitud?

Medianeras nos muestra a dos personajes que están cerca y lejos a la vez. Paralelamente, cada uno vive su vida como puede. Hay algunos vanos intentos de acercarse a alguien del sexo opuesto pero nunca logran demasiado. Disfrutan más su soledad entre tanta era tecnológica, esperando.

Martín trabaja en su casa y es diseñador web. Vive más que nada en el mundo virtual, como él dice: habla por internet, escucha música por internet, tiene sexo por internet, etc. Es fóbico, no viaja más que a pie, y lleva siempre a cuestas su equipo, que consiste en medicamentos, una cámara de fotos, un ipod, preservativos y una guía por si alguien lo encontrara para saber cómo actuar, entre otras cosas. Vive con una perrita que le dejó su novia cuando se fue a vivir a EEUU y los abandonó a ambos.

Mariana es arquitecta pero no trabaja de eso, sino que decora vidrieras. Se separó de su novio de cuatro años cuando se dio cuenta que no lo conocía. Su edificio preferido es el Planetario, donde confirma lo insignificante que es para este mundo. Y todavía sigue intentando resolver una página de su libro 'Dónde está Wally?'.

La historia de ¿amor? entre ellos dos no es sin embargo quizás lo más interesante de la película. Personalmente, me quedo con la parte más documental, donde vemos imagen de los edificios porteños, con datos y reflexiones al respecto, algunos con su propia historia.

Es una película entretenida y hermosa, que no importa tanto lo que cuenta, sino el modo en que lo hace. Reflejándonos en la ciudad, en sus edificios, en la multitud. En esta ciudad donde hay tantos habitantes pero son todos desconocidos. Donde más solos nos sentimos.



Si bien es cierto que por momentos la sentí un poco estirada, y con algún personaje secundario que no termina de cumplir su función, es una muy buena, interesante y linda propuesta para ir a ver.

Todo lo que me había gustado del cortometraje está ahí. Y lo que no, también. Pero esto último es bastante menos que lo primero. Recomiendo.

2 comentarios:

Debbie No Está ® dijo...

Es medianeras la pelicula? porque no encuentro el nombre jaja. El corto es bastante bueno (de medianeras digo), me da un toque de curiosidad ver como lo hicieron un largo.

Saludos!

Joy dijo...

Sí, ahí edité y agregué el nombre, fue sin querer que no lo puse.