16 diciembre 2012

Oh My God!

Madonna canta así (des)vestida "Don't Cry for me, Argentina".

"There's only one queen and that's Madonna, bitch!" canta Nicki Minaj desde la pantalla en el escenario del MDNA Tour que acaba de presentar Madonna en nuestra Buenos Aires.

Y es que ella sigue firme con su corona. Sigue estando en la cima conforme pasan los años, las décadas.

Con un poco de retraso y un post estado febril notorio, la reina no se dejó vencer y entregó una vez más todo su ser a su público. Si Madonna está donde está y no se baja de allí, es porque sigue trabajando para mantenerlo, sigue desviviéndose en el escenario.

Por eso se le puede que su estado vocal no la haya acompañado demasiado (incluso pidió disculpas porque aún no se sentía bien, y que la ayudaran a cantar, dejando que alguna que otra línea la completara el público que se cantó todo, por supuesto). Porque Madonna en el escenario deja todo.

A nivel espectáculo, el MDNA Tour me pareció mucho más atractivo que el Sticky & Sweet (al cual había ido yo también). En cuatro actos (para mí el más interesante es el primero, que es muy transgresor jugando con la religión y la muerte) Madonna nos brinda un show inolvidable, que termina en una pura fiesta, haciendo al público cantar, bailar y saltar, y delirar.

Mis partes preferidas del show:

El número de "Gang Bang", en la que Madonna mata a diferentes hombres y la pantalla detrás suyo ayuda a teñir el espectáculo de rojo.

"Love Spent", mi canción preferida del último álbum, en una versión conmovedora.

Como siempre, se me pone la piel de gallina cuando escucho "Like a Prayer", canción que me acompañó literalmente toda mi vida.