15 abril 2014

Somos seducidos y abandonados por la peor de las amantes

En "Seduced and abandoned", Alec Baldwin y dice y resume un poco cómo es trabajar en el cine hoy en día: "Esta industria es la peor de las amantes, volvemos a ella una y otra y otra vez".

image

Junto a James Toback buscan financiar una película durante el festival de Cannes, el más importante probablemente de la industria del séptimo arte. Pero con esta idea de "una especie de remake de Último Tanto en París" no se enfrentan a más que rechazos.

En el medio, testimonios de diferentes trabajadores del cine. Directores (Scorsese, Polanski, Bertolucci, Coppola), actores (una "invendible" Neve Campbell, Jessica Chastain, Ryan Gosling, Diane Kruger), escritores (Diablo Cody, en uno de los testimonios más concisos y precisos), y productores hablan sobre su trabajo, sobre cómo llegaron y sobre cómo logran mantenerse. Estos últimos son los más poderosos. Y saben qué tienen que hacer para seguir en la industria. No importa que una película sea buena, si no se la percibe taquillera, no se puede hacer, es una pérdida de dinero. Si es mala pero augura una buena taquilla, no hay que dejar pasar la oportunidad de realizarla.


Alec Baldwin se pasea con una sonrisa seductora frente a la cámara, pero no termina de esconder la decepción que esta industria que ama le genera a él y a su amigo James Toback, a quien se le declara en algún momento. Es que "Seduced and abandoned" expone al mundo del cine así, interesado y frívolo, con corazón a veces sí, pero sobre todo una industria en la que se tiene que sobrevivir.

Una de los mejores hallazgos que hice en esta reciente edición del BAFICI fue sin duda este documental, y acá les cuento un poco más.