30 octubre 2011

Hermosa y deprimente

Así es la apocalipsis de Lars Von Trier.


I’m trudging through this grey, woolly yarn. It’s clinging to my legs… it’s really heavy to drag along.


La película comienza con imágenes sin (todavía) mucho sentido aparente, hermosas, ralentizadas.

Dividida en dos partes, cada una dedicada a una de estas hermanas.

La primera a Justine, interpretada por Kirsten Dunst, en el día de su boda. Se la ve bastante sonriente gran parte de ésta, pero como ella dice, 'lo intento, sonrío y sonrío y sonrío'.

Una boda donde los novios llegan dos horas tardes por una limusina que se queda atascada en una curva muy pronunciada. Donde la hermana de la protagonista tiene todo el esquema agendado con exactitud. Donde la madre da un discurso sobre lo poco que cree en el matrimonio y lo termina con un 'disfrútenlo mientras dure'. Donde la novia desaparece de a ratos, ya sea para dormirse una pequeña siesta o meterse en la bañera.

Justine parece derrumbarse de a poco. El día que más feliz debiera ser de repente se queda sin el novio, sin su padre, sin trabajo. En el cielo, sólo una estrella llama la atención.

La segunda parte está dedicada a Claire, interpretada por la siempre magnífica Charlotte Gainsbourg. Aquí ya pasó un tiempo considerable desde la fallida boda. La estrella se convirtió en un planeta, Melancholia, que había estado escondido detrás del sol todo este tiempo. Su marido, John, científico, interpretado por Kiefer Sutherland, le asegura que no corremos peligro, que el planeta pasará al lado y que no será más que una bella imagen para atesorar. Aún así, ella se asusta. Mientras tanto, lidia con su hermana, sumergida en una depresión que a veces no la deja ni siquiera moverse. Y mientras Justine espera este apocalipsis resignada, aceptándolo, Claire se pone nerviosa y se asusta, y se lamenta porque quiere ver a su hijo crecer.


No nos encontramos ante una película de ciencia ficción o catastrófica. Quizás, en cierta medida lo es. Pero ante todo es un drama desgarrador. Y hermoso. Cada imagen está creada con especial cuidado. Y no sólo en lo visual, sino también en lo musical.

2 comentarios:

Agus Durañona dijo...

Excelente la publicacion, lo lei a traves de Cinescalas... Pregunta, donde conseguiste la pelicula? Ando con unas ganas tremendas de verla.
Gracias!

Mario dijo...

Me gustó la película, muy interesante, no tenía excesos, hecha con mucha sutileza y deparando reflexión en abarcar una mirada pesimista de la melancolía. Trier es un director muy inteligente. Besos.

Mario.