28 marzo 2013

La vida con los ojos de una niña

Una niña muy especial, que le escribe a alguien que todavía no sabemos quién es (pero va a ser ni más ni menos que Isabella Rossellini), por medio de una máquina de escribir, diciéndole que está triste.


La película trata sobre esta niña, que es enviada a terapia porque se va a dormir con la mochila puesta para levantarse y estar lista para ir a la escuela, y es en ese lugar donde se va a hacer una gran amiga, una chica revoltosa y traviesa, que le va a generar muchas risas, y es además la única que asiste a su fiesta de cumpleaños a la que todos han sido invitados.

Pero "Du Vent Dans Mes Mollets" es también la historia de sus padres, un matrimonio que lleva años de casados y que perdió la pasión. Su cocina se cae a pedazos, y si bien él se dedica a eso, siempre la deja para después. Y cuando aparece Valérie (la amiguita de Rachel), aparece también la madre. Una bonita Isabelle Carré, luciendo hermosa y jovial, y libre, porque es soltera. Esto va a hacer que Collette (Agnès Jaoui), la madre de la protagonista, comience a pensar en hacer algo para no ser la típica esposa que se deja estar y mantiene una relación fría, sobretodo al ver que su marido se dedica, por propia voluntad, a hacer toda la cocina nueva de esta bonita madre soltera. Y es que él necesita que su cocina (al igual que su matrimonio) se caiga a pedazos para levantarse y ponerse a remendarla.


La película es divertida, original y tierna. Lamentablemente llega a un final muy emotivo, que no encaja con la propuesta del resto de la película.