08 marzo 2011

Una historia de amor.


I didn't want to be somebody's husband and I didn't want to be somebody's dad, that wasn't my goal in life. But somehow it was. I work so I can do that.

'Una historia de amor' reza uno de los taglines del film. Blue Valentine es una película que no te puede dejar indiferente. Es una película hermosa pero agria. El modo en que está retratado el proceso de enamoramiento apasionado hasta el desvanecimiento de todo sentimiento, es precioso, crudo y realista.

Es imposible no verse reflejado, pero es también doloroso. Ya a la mitad de la película hay una escena que me hizo desvanecerme en lágrimas y desde ahí me costó detenerme.

La película nos cuenta dos historias de la misma pareja. Una es una hermosa historia de amor, en la cual los protagonistas parecen dos seres destinados a estar juntos por el resto de su vida. Ryan Gosling es Derek, un gran hombre, romántico, sencillo que, si bien nunca pensó ni imaginó estar casado con hijos, cuando conoce a Cindy, interpretada magistralmente por Michelle Williams, cambia de opinión para darse cuenta que quiere tener una familia con ella. La otra historia es la de unos años después, en la cual los dos protagonistas siguen juntos pero sin una pizca del brillo que tenían antes como pareja. Intentan vanamente obligarse a recomponer lo que se perdió, sobretodo Derek que insiste e insiste ante una emocionalmente frustrada Cindy, para poder seguir con esa familia que formaron. Las historias se entrelazan entre sí, contrastadas.


A simple vista uno no podría entender cómo una pareja que alguna vez se amó tanto de repente se encuentre tan deteriorada. Pero lo hacemos. Lo hacemos porque sabemos de qué se habla, porque hemos estado en esos zapatos, sufriendo y llorando como los dos protagonistas lo hacen.

Hay una clara ruptura entre las escenas del apogeo de la relación y las del deterioro (se divide en el casamiento). Están claramente filmadas de manera distintas (las primeras en Super 8 y luego en RED), están filmadas cronológicamente y la caracterización de los protagonistas es (en Michelle más sutil) distinta.


En fin, es una experiencia agria, dura pero a la vez necesaria y hermosa. De las películas que vi nominadas para los Oscars (me faltan un par aún), me pareció de las mejorcitas y más interesantes propuestas.

1 comentarios:

Mario dijo...

Es una buena película, es cierto lo que escribes, parecen dos historias distintas, una en donde se aman mucho y parecen destinados a estarlo para siempre, y otra donde ella ya no lo soporta y él no sabe como regresar el amor a sus vidas. La frase que haz colocado en inglés dice mucho del enamoramiento del personaje de Gosling, por amor cambia su manera de pensar, encuentra sentido, pero quien diría que ella lo haría después. Es que el amor es como una planta rara que a veces se seca con agua y sol de por medio. Un abrazo.

Mario.