29 septiembre 2012

Adiós a la reina

Esta película que cerró el festival de Cannes de este año y tiene como fecha estimativa de estreno en nuestro país recién para fin de año, basada en una novela homónima de Chantal Thomas, nos muestra los últimos días de la reina, la despilfarradora María Antonieta, en Versailles, pero desde el punto de vista de su lectora, una mujer misteriosa, de la cual poco se sabe y que presenta una gran devoción hacia la reina. También se plantea los rumores maliciosos que surgieron sobre la relación entre la reina y su favorita, la Duquesa de Polignac.


Lejos del "rosa" que nos mostraba Sofia Coppola en su película sobre la reina adolescente, aquí vemos a una Versailles en sus últimas, sucia y paranoica. Si algo tiene en favor esta película, es que nos hace sentir dentro de ese palacio que ya está en las ruinas.

Su director es Benoît Jacquot, quien al chequear su filmografía vemos una veintena de películas, muchas para tv, y varias adaptaciones literarias. Diane Kruger da vida a una María Antonieta que encuentra en la Duquesa de Polignac la juventud que ella siente ya perdió. Léa Seydoux es Laborde, esta lectora que es capaz de servir a la reina en cada capricho, que no duda en ser sacrificada por la reina en su maquiavélica estrategia. Y por último, el objeto de deseo de la reina, la Duquesa de Polignac es Virgiene Ledoyen.


Sin un guión muy clásico, con el punto de vista puesto en esta lectora; con unas puestas en escenas deslumbrantes (debe ser un sueño poder filmar una película allí) y las actuaciones acertadas del trío protagonista, la película queda un poco a medio camino y peca de cierta distancia, cierta frialdad.

Aún así me parece interesante. Saben que María Antonieta es un personaje que me fascina.