01 junio 2013

Soledades encontradas

"Starlet" podría haberse convertido en mi película preferida de las que vi este año en el Bafici si no fuera por el hecho de que no la vi allí, como bien ya conté. Tras habérmela perdido un poco por idiotez mía y otro poco por mala suerte, la termino viendo en mi casa.


Starlet es un perrito que no se aparta de su dueña, Jane. Jane es también Tess, aunque ése es su nombre artístico. Tess es actriz porno, interpretada por la modelo Dree Hemingway. A Jane le falta una madre, una madre que está pero a lo lejos, a una llamada telefónica y a un obvio desinterés.

Sadie es una señora muy mayor y solitaria, que ya no puede permitirse hacer cosas que disfrutaba como manejar, para ir al supermercado o para ir a visitar la tumba de su esposo. Jane se apodera de algo de Sadie, y no sólo de un termo que le compra en una venta de garage.


Jane se acerca a Sadie de manera honesta pero le cierran la puerta, y por curiosidad persevera, pero es otro el motivo que la lleva a quedarse a su lado, más allá de sus cambios de humor que no entiende y de su rechazo inicial. Y es que al final, descubrimos por qué estas dos personas se mantienen cerca, estas dos mujeres que se encuentran en sus soledades, la soledad de una actriz porno que ni siquiera puede pensar en salir con alguien y la soledad de una mujer jubilada cuyo mayor diversión es ir al bingo: quién llena un lugar en el corazón de la otra.