23 diciembre 2013

Lo que dejó el 2013: la pareja cinematográfica

But I have infinite tenderness for you. I always will. All my life long.


"La Vie D'Adele", titulada maravillosamente en los Estados Unidos como "Blue is the warmest color", no se encarga de contarnos la vida de Adele, sino de representarnos un fragmento de su vida. Nace con la incomodidad ante lo que debería ser normal para una joven como ella (una relación sexual con un chico que le agrada), sigue con el descubrimiento de dos cosas: de quién es realmente, y del amor; y finaliza en el momento más doloroso, aquel en que nos damos cuenta que tenemos que seguir adelante, y que ciertas páginas del libro hay que pasarlas.


No importa la cantidad de escenas de sexo que haya y lo largas que son algunas. De hecho, las escenas sexuales duran en pantalla según la importancia que tiene cada uno. La primera vez, con el muchacho, dura lo suficiente como para saber que Adele no está cómoda, que actúa casi mecánicamente. En cambio, cuando conoce a Emma, la cautivante Lea seydoux con cabello azul, la escena dura bastante más, porque ésa sí es importante, porque las dos son ellas mismas en esa cama, amándose, entregándose al placer sin ningún prejuicio o duda o molestia. Y la otra, la que deriva en el final de esta pareja, ni siquiera la vemos. Porque no es importante para Adele, al menos no debería serlo. Termina siéndolo sólo porque le cuesta esa relación con Emma. Pero a la vez, Emma ya no es la cálida chica del cabello azul, con el cabello rubio y cierta madurez, parecería que en realidad ella sólo buscaba una excusa para terminar y quedarse con quien puede hablar largo y tendido culturalmente, mientras que Adele, "es sólo una profesora". Adele se cansa de que Emma le pregunte qué quiere hacer, ella no sabe o mejor dicho sí lo sabe, le gusta enseñar. No todos tienen que tener una vtea artística, a no todos les interesa ser cultos. Adele se queda con sus libros (con palabras, no con imágenes), con el diario que escribe y con sus niños, los que en algún momento le gustaría tener.


Lea y Adele Exarchopoulos, gran revelación, tienen tal química que enamoran cuando se enamoran ellas con sus miradas. En "La Vie d'Adele" casi todo está teñido de azul. El cielo, el cabello y los ojos de Emma, la mayor parte de las prendas que usa Adele sobre todo pero también Emma, banderas, cuadros detrás de ellas, todo tiene el dejo del azul.


Yo las elijo a ella como la pareja cinematográfica de este año.