31 enero 2016

Terapia

A photo posted by Jessica Johanna (@enjoyjessica) on



No puedo parar de dibujar y/o pintar. Tengo esos ataques de creatividad que m funcionan como terapia, más que simplemente un modo de matar el tiempo o entretenerme. Escribir es uno de mis preferidos, pero a veces implica cierta concentración que no siempre logro tener, especialmente en ciertas horas de la mañana, y especialmente cuando estoy cansada (y mi necesidad de vacaciones se está haciendo notar cada vez más, y todavía me queda un mes y medio para ellas). En cambio, estas cosas, que la mano se mueva, suceden sin demasiado esfuerzo.

No voy a mentir, me encantaría tener un súper talento para dibujar lo que quisiera, sin embargo eso no sucede.

1 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Adelante con eso. Está bien que te guste. Yo también dibujo, a veces subo algo.
Y lo del talento es relativo necesitarlo. Yo tengo más de capricho y voluntad que de talento natural.
Besos.