30 marzo 2011

Sasha Grey como 'actriz seria'


En estos días vi The Girlfriend Experience, una película de Steven Soderbergh (que ha hecho unas pocas pelis buenas y otras tantas más dudosas/malas), falso documental sobre una prostituta de clase alta, si se le puede decir.

Lo que me llamó de la película, mejor dicho lo que hizo que la viera, fue su protagonista. Para quienes no saben, les cuento. Sasha Grey fue (creo ya no hace pero puedo estar equivocada) una actriz porno. Sí, yo la conozco de esa época (ni que fuera hace tanto, me refiero a que la conozco de antes de pasar al 'cine'). No, no vi ninguna de sus películas aunque sí algún que otro videito. Es que lo caracteriza a esta mujer como actriz porno es que no le tiene miedo a nada, que disfruta del sexo y lo demuestra todo el tiempo y que se caracteriza más que nada por sus escenas hardcore (googleen, no voy a publicar nada). Pero Sasha Grey siempre fue más que una simple actriz porno. Es una mujer sumamente inteligente y culta, y no de las que se hacen las inteligentes, demuestra que lo es realmente. Uno se podría preguntar entonces, ¿por qué alguien con esa capacidad intelectual termina trabajando en películas 'sucias' en lugar de seguir una carrera universitaria? La respuesta que ella da es simple y concreta: porque le gusta, le gusta el sexo y toma todo esto como una especie de liberación femenina. Bien por ella. Me encanta la gente que hace lo que quiere. Por supuesto no coincido. Sí, me gusta el sexo pero no con gente que no conozco y mucho menos que me vean. Pero en gustos...

La cuestión es que Soderbergh (que dice que leyó de ella en alguna revista) la contrata para algo diferente, aunque a simple vista suene parecido. Porque interpreta a una prostituta. Pero, además de ser como una acompañante (o sea, sí tiene sexo pero además puede acompañar al cliente a otro lado, a desayunar, conversar sobre la economía...) de clase alta, no hay escenas de sexo, sólo algún desnudo muy sutil.

Sobre la película, me gusta el tema y el modo en qué está tratado. El personaje principal, que parece una joven que lo tiene 'todo' (o sea, tiene su pareja, un entrenador, con quien tiene conversaciones banales y poco importantes, viste siempre bien y de diseñador, es bonita, joven, se puede hablar de cualquier tema con ella...) pero de repente vemos que elige a sus 'parejas' por la fecha de nacimiento basada en un libro cualquiera, se encuentra con una competencia más fresca que ella y es víctima de falsas promesas.

El problema es que se torna un poco aburrida y larga, a veces se queda en escenas que dicen poco y nada, y parece al final no llegar a ningún lado. Cada otro personaje está desdibujado y aparecen y desaparecen cuando el director quiere. No es una película larga, pero sí se la siente así.


Sasha Grey en la reciente presentación de su libro, recién editado.

1 comentarios:

Mario dijo...

Mira que la película no la conocia pero a Sasha Grey sí aunque todavía no la observo en ningún video pornográfico, se de ella por un conocido que hablaba maravillas de ella y se la recomendaba a todos no solo por pornostar sino como lo escribes tú que la chica sabía contar hasta diez, lo cual me ha creado una enorme curiosidad y aunque Sodebergh no me parece un gran director creo que es valiente contratándola. Ahora solo falta el milagro, encontrar ésta película. Un abrazo.

Mario.