15 octubre 2012

El amor después del amor después de 20 años

Ahora sé que ya no puedo vivir sin tu amor. Nuestra vida es un lecho de cristal, un lecho de cristal para los dos... podrías verlo así, sólo si supieras que yo sin ti ya no podría más vivir. Prefiero que sigamos mi amor presos de este sol. Tu amor abrió una herida porque todo lo que te hace bien siempre te hace mal. Yo no buscaba a nadie y te vi. Algo tienen estos años, que me hacen poner así. Nada te importa en la ciudad si nadie espera. Y si me caí no importa porque todo, todo, todo, todo esto es de los dos. Dos días en la vida nunca vienen nada mal, de alguna forma de eso se trata vivir. Ella quiso hacerlo tan feliz, él quiso un amor y no una actriz. Los días en cualquier lugar, perdido en una inmensa ciudad, en una rueda mágica. Siempre se hace tarde en la ciudad. Cada vez que pienso en vos, fue amor.



Hace 20 años yo no tenía ni cinco años cumplidos. Mi viejo todavía vivía en casa y era de quien absorbía sus gustos musicales. Recuerdo que tenía el cassette (sí, cassette, luego de éste serían cds) de este álbum de Fito. Es que en esas canciones se encuentra gran parte de la banda sonora de mi vida. En ellas hay canciones con las que he llorado (y sigo haciéndolo y cómo). Frases que he dedicado. Algunas que quise dedicar y nunca me animé a hacerlo.

Mi primer recital también fue uno de Fito, pero sería la presentación del álbum siguiente a éste, y yo ya tendría 6 años. Por supuesto, acompañada de mi querido padre. Tengo algunos vagos recuerdos de aquel día. Como por ejemplo que con mi papá jugábamos a adivinar con qué canción iba a empezar. Él me ganó, dijo "Circo Beat"; yo había votado por "Mariposa Technicolor". También recuerdo la camisa que usó Fito, una negra, con unos espirales dorados. Y que atrás mío había una chica joven que le gritaba '¡papito!'. Y que yo, como era muy pequeñita, disfruté el recital subida a la butaca del teatro. Hay recuerdos que no voy a olvidar, supongo.